miércoles, 7 de mayo de 2008

Conflicto Actual Siderúrgica del Orinoco

Conflicto Ternium Sidor
La Siderúrgica del Orinoco o Ternium Sidor es la principal siderúrgica existente en Venezuela, de la Región Andina y el Caribe. Su complejo siderúrgico integrado está ubicado cerca de la ciudad de Puerto Ordaz, Venezuela, sobre la margen derecha del Río Orinoco, lo cual le provee de una localización privilegiada que le conecta directamente con el océano Atlántico.
Utiliza para la producción de acero tecnologías de Reducción Directa y Hornos Eléctricos de Arco. Esta planta es uno de los complejos más grandes de este tipo en el mundo.
Para la comercialización de sus productos se apoya en la estructura comercial de Ternium, con sus oficinas comerciales distribuidas en los principales centros de consumo del Mundo.
El capital accionario de Ternium Sidor correspondió hasta hace unos días a Ternium en un 60% y al Estado Venezolano en un 20%. El restante 20% se encontraba en manos de trabajadores y ex trabajadores de la indicada empresa.
La Misión de la empresa es crear valor con los clientes, mejorando la competitividad y productividad conjunta, a través de una base industrial y tecnológica de alta eficiencia y una red comercial global.
La Visión es ser una empresa siderúrgica líder de América, comprometida con el desarrollo de sus clientes, a la vanguardia en parámetros industriales y destacada por la excelencia de sus recursos humanos.
Dentro de los Valores se encuentra:

* Compromiso con el desarrollo de nuestros clientes

* Creación de valor para nuestros accionistas

* Cultura técnica, vocación industrial y visión de largo plazo

* Arraigo local, visión global

* Transparencia en la gestión

* Profesionalismo, compromiso y tenacidad

* Excelencia y desarrollo de los recursos humanos

* Cuidado de la seguridad y condiciones de trabajo

* Compromiso con nuestras comunidades.

En el año 2008, los trabajadores de la Siderúrgica iniciaron un pliego conflictivo, desencadenando en una serie de inconvenientes para el normal desarrollo de la jornada de trabajo. La inconformidad en la discusión del contrato colectivo de los trabajadores fue punta de lanza en la vanguardia que inicia el proletariado en Venezuela, conllevando la postura contumaz del Patrono, a la decisión Presidencial de Nacionalizar la Siderúrgica del Orinoco.

Dentro de los reclamos de los trabajadores se encontraba el problema de los contratistas, el caso de la tercerización, es decir, el uso de la mano de obra a través de contratistas, con la finalidad de disminuir los beneficios al trabajador".Otro aspecto fue el hecho de haber muchos trabajadores en Sidor que no estaban contratados directamente por la empresa, sino que trabajaban a través de contratistas, razón por la cual estos trabajadores “contratados” se encontraban en desventaja con los trabajadores fijos, pues realizan las mismas funciones que aquellos que sí están contratados directamente por la siderúrgica, pero reciben salarios y beneficios menores. Lo cual constituía una explotación inclemente del hombre que se hace a través de este sistema", lamentó.

El otro punto en que no hubo acuerdo fue el de nivelación de pensiones para los jubilados. La propuesta presentada por los trabajadores a la empresa fue que las jubilaciones estuvieran por lo menos sobre el salario mínimo, cerca de 320 dólares.
Pero la empresa, aunque aceptó pagar el salario mínimo a los jubilados, aseguró que no cancelaría entonces los cuatro meses adicionales que les corresponden por concepto de aguinaldos y vacaciones. Tampoco se logró acuerdo en torno al salario integral
Las negociaciones con Sidor, llevaban alrededor de un año desde que se venciera el contrato colectivo que, infructuosamente, los trabajadores intentaron negociar.
Motivado en la arrogancia patronal es que el Presidente Hugo Chávez pidió información a la empresa para que el Gobierno tomará el control de la empresa.

Sidor fue privatizada en 1997, dos años antes de la llegada de Chávez al poder, y el 60 por ciento de sus acciones están en poder de Techint-Ternium, mientras que el Estado venezolano tiene un 20 por ciento y los trabajadores el porcentaje restante.
Ahora, tras el anuncio del pasado miércoles, el Gobierno venezolano asumió el mayor porcentaje de la siderúrgica, posiblemente del 60 por ciento, según adelantó el Vicepresidente Venezolano Ramón Carrizalez, quien además informó que el Estado va a cancelar las deudas que la empresa tiene con los trabajadores.
La empresa, que produjo 4,2 millones de toneladas de acero líquido en 2006, disputa el segundo lugar en producción de acero en América Latina con Mittal-Arcelor, detrás del número uno, la brasileña Gerdau.

La materia prima que procesa Sidor, así como la energía eléctrica que utiliza, es adquirida en Venezuela a un costo referencial, según explicó Carrizalez. Pero luego, la empresa vende sus productos dentro del país caribeño a precio internacional.
Desde 2006, los trabajadores de la empresa han protagonizado innumerables protestas y paralizaciones, para exigir mejoras a sus condiciones laborales y desde entonces habían solicitado al Gobierno de Caracas la nacionalización de la compañía que tiene 5 mil 600 trabajadores en nómina, a los cuales se suman unos 4 mil contratistas.
En mayo de 2007, el presidente
Chávez amenazó con nacionalizar a la siderúrgica en medio de irregularidades de la compañía entorno al abastecimiento del mercado interno venezolano.
En ese entonces, el presidente Chávez denunció que la compañía procesadora de hierro no cumplía con la demanda interna de materia prima para elaborar tubos petroleros sin costura, sino que la empresa daba preferencia a clientes en el exterior, en detrimento de los nacionales, lo que obligaba al Estado venezolano a importar grandes cantidades de materiales de China y otros países para cubrir la demanda interna.

Autor: Capitàn. Ej. Ennio José Ordòñez Guevara